España (+34) 958 106 240 Bulgaria (+359 2) 963 50 57
International Business Consultants

Datos económicos Bulgaria

La política económica del país ha estado dirigida a la estabilización macroeconómica desde el primer acuerdo financiero con el FMI, como consecuencia del cual se introdujo la caja de conversión, la independencia del Banco Central, nuevos sistemas de supervisión bancaria y una política fiscal más estricta, además de un plan de reestructuración económica. Todo ello ha dado lugar a una estabilidad macroeconómica en los últimos años, con una caída importante del déficit público y del paro.

 

La economía búlgara es muy estable, con un robusto crecimiento. El crecimiento anual del PIB durante 2018 ha sido del 3%. La confianza internacional también mejora constantemente. La calificación Moody’s en mayo de 2018 es BAA2 (muy por encima de la calificación de Rumania, Ucrania o Serbia) con una gran confianza en la moneda local (está fijada al Euro).

 

Bulgaria tiene una política fiscal muy beneficiosa, que incluye una tarifa plana de impuestos corporativos y personales al 10% (los más bajos de toda Europa), junto a acuerdos bilaterales de no doble imposición con más de 60 países. Esta política, combinada con los costes operativos más bajos de Europa y una población con altísimos niveles de educación y profesionalidad, es la base del fuerte crecimiento continuado para los próximos años.

 

La inflación se sitúa un 2,7% en 2018, y bastante complicado de controlar por parte del gobierno búlgaro al estar fijada la moneda local al euro y no poder aplicar políticas de cambio de tipo de interés para controlar los precios.

 

Bulgaria ha adoptado un régimen de inversiones muy liberal, cuya prioridad principal es la atracción de la inversión extranjera (FDI), en 2016 atrajo 660 millones de euros de FDI, en el 2017 atrajo un 36,7% y en 2018 un 10,3% más de inversión extranjera.

 

El poder de compra ha crecido considerablemente en los últimos tiempos si bien está muy por debajo de la media de EU-25.

 

No obstante, existe un alto nivel de economía sumergida, estimado por el banco mundial entre un 20,83% y un 35,3 %, lo que impide ofrecer un datos útiles y reales.